Info21 - Diciembre 2019

HABLANDO CON… Ángel Mª López Castilla, coordinador de las UAAP en CEE de Fundación PRODE

¿Cómo valoras la labor de las Unidades de Apoyo a la Actividad Profesional?

Pienso que son un servicio muy necesario y completamente beneficioso desde el momento en que la razón primordial de su existencia es ofrecer apoyo y ayuda a las personas con discapacidad que trabajan en Fundación PRODE ante las dificultades que puedan planteársele en el desempeño de su trabajo y eso, sin duda, redunda en beneficio tanto de los propios trabajadores y trabajadoras como del resultado general de los servicios en los que lo desarrollan.

¿En qué medida beneficia a las personas con discapacidad contratadas en Fundación PRODE?

Evidentemente, los más beneficiados van a ser los trabajadores pues, aparte del seguimiento que se hace de su desempeño, también se escuchan sus opiniones, sus inquietudes, sus aspiraciones y, a tenor de ellas, se les ofrecen soluciones, formación -cuando se considera necesaria-, asesoramiento, todo ello con el objetivo de mejorar su desempeño y el grado de satisfacción que puedan sentir con respecto a tener y conservar un puesto de trabajo.

¿Qué repercusión tiene en las distintas actividades y servicios de la Entidad?

Como es lógico, si mejora el rendimiento del trabajador también lo hace el de la empresa y, en este punto, los responsables de cada actividad en los que hay trabajadores atendidos por las UAAP también juegan un papel importante pues son una fuente de información de primera mano sobre las necesidades que puedan tener, a la vez que se les informa periódicamente de los pasos que se van dando; en consecuencia, la coordinación con ellos es imprescindible.

¿Qué importancia tiene para el Área Socio-Laboral este tipo de unidades?

Pues creo que es crucial ya que viene a complementar y completar los servicios de orientación, formación y empleo que se ofrecen desde este Área que se está potenciando de manera significativa desde la Organización.

Dejar un comentario