BlogPersonas adultas

La filosofía de vida independiente

Por agosto 30, 2019 Sin comentarios

Adolf Ratzka fue uno de los muchos pioneros de este movimiento y define la vida independiente como “una filosofía y un movimiento de personas con discapacidad que trabajan por la autodeterminación, la igualdad de oportunidades y la autoformación”

La filosofía de vida independiente no es solo un concepto, sino que es parte de un movimiento social de reivindicación y propuesta para alcanzar el reconocimiento de los derechos y la mejora de las condiciones de vida de las personas con discapacidad.

El movimiento de Vida Independiente asume que las personas con discapacidad son ciudadanos/as y titulares de derechos frente a anteriores modelos, que interpretaban la discapacidad desde un punto de vista médico y rehabilitador. El modelo de vida independiente solo es posible desarrollarlo bajo un  modelo basado en la diversidad.

Al  poner el acento en la dignidad de todas las personas defiende el valor de las personas con diversidad funcional por sí mismas (dignidad intrínseca) y el ejercicio real de sus derechos (dignidad extrínseca).

Este modelo nace en España a partir de las reflexiones de las personas que conforman el Foro de Vida Independiente y Divertad, Foro que se constituyó en el año 2001 con el ánimo de impulsar la reflexión y promover en España el movimiento de Vida Independiente

Las personas con discapacidad son sujeto y expertas en sus necesidades y preferencias: “Nada sobre nosotros/as sin nosotros/as”.

“Todas las personas necesitan apoyo de otras en algún momento, o incluso a lo largo de toda su vida, para participar en la sociedad y vivir con dignidad. Ser receptores de apoyo y prestar apoyo a otras personas son dos funciones que todas las personas compartimos como parte de nuestra experiencia humana”. (Informe de la Relatora Especial sobre los derechos de las personas con discapacidad, diciembre 2017).

 

El pilar fundamental sobre el que se sustenta la filosofía de vida independiente es la Autodeterminación. La Real Academia Española (RAE) la define como la capacidad de una persona para decidir por sí misma algo. La autodeterminación es uno de los principios de la filosofía de vida independiente que reclama el derecho de las personas con discapacidad a dirigir y tomar decisiones sobre su propia vida como cualquier otra persona sin discapacidad y este poder de decisión debe alcanzar todos los ámbitos: formación, trabajo, relaciones sociales, vivienda, ocio, sexualidad, etc.

Junto con la autodeterminación, la filosofía de vida independiente se sostiene en los siguientes principios (varios Autores):

Derechos Humanos y Civiles / Auto-Ayuda (apoyo entre iguales) / Empoderamiento / Responsabilidad sobre la propia vida y acciones / Derecho a asumir riesgos / Vida en la comunidad

Partiendo de este paradigma, desde Fundación Prode estamos realizando una acción formativa para promover la transformación de los servicios de vivienda de forma conjunta con el área socio laboral hacia la vida independiente.

 

En las tres sesiones de formación que estamos actualmente realizando en Madrid, durante los meses de mayo y junio en un curso de Plena Inclusión llamado “Maneras de Vivir”, estamos analizando las condiciones y oportunidades de transformación que tienen nuestros servicios, y estamos desarrollando una serie de micro proyectos de transformación para mejorar la autodeterminación de las personas que residen en ambas Viviendas Tuteladas de nuestra Entidad.

Este será uno de los muchos cambios que nos hemos propuesto como meta a una vida cada vez más independiente y plena… “Todas las personas estamos llamadas a ser artistas de nuestra propia vida. Prueba de ello es que no hay dolor superior al que acompaña a la conciencia de no haberlo sido, de no haber vivido en toda la hondura de esta palabra y de no haber movilizado nuestras más propias y profundas posibilidades”. (Cavallé, 2017).

Dejar un comentario