Preguntas frecuentes

  1. ¿Cómo se puede acceder a los servicios que gestiona PRODE?

    Se contemplan varios procedimientos de acceso en función de la tipología de servicios. A continuación se ofrece información de los canales más habituales:

    • La práctica totalidad de las plazas de los servicios de atención diurna y residencial para personas mayores de 16 años con discapacidad intelectual o del desarrollo están concertadas con la Administración competente. Para acceder a ellas, la persona interesada o su familia se dirigirá a su Centro de Servicios Sociales de referencia, puerta de entrada al Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia, donde valorarán su situación y se le asignará plaza en un servicio acorde a sus necesidades.

     

    • En el caso de los servicios orientados a la atención de personas mayores dependientes, (Unidades de Estancia Diurna o del Servicio de Ayuda a Domicilio) se contempla una doble vía de acceso: si se trata de una plaza concertada su acceso se realizará a través del Centro de Servicios Sociales de referencia, siguiendo el procedimiento explicado en el apartado anterior. En cambio, si se trata de un servicio o plaza privados el acceso se concretará a través del propio servicio o departamento de PRODE.

     

    • Si se precisa cualquier servicio del Centro de Atención Infantil Temprana (CAIT) donde se atiende a menores con edades comprendidas entre los 0 y los 6 años, el acceso se concretará mediante la derivación directa del pediatra o médico especialista, a través del servicio de atención a la ciudadanía.

     

    • Para el resto de servicios, como son el de Apoyo en la Etapa Educativa, Tutela, Multiservicios (limpieza, mantenimiento, reparaciones, etc), Catering, Empleo, etc., su acceso se materializará a través de los respectivos departamentos de PRODE, con sede social en C/ San Critóbal, 10 de Pozoblanco (Córdoba). Para ampliar información a través de www.prode.es o contactando directamente a través del siguiente teléfono: 957 770 033.
  2. ¿Qué es el Centro Especial de Empleo?

    Es un centro, sin ánimo de lucro, cuyo objetivo principal es el de realizar un trabajo productivo, participando regularmente en las operaciones de mercado y teniendo como finalidad el asegurar un empleo remunerado y la prestación de servicios de ajuste personal y social que requieran sus trabajadores, la mayor parte con discapacidad.

  3. ¿Se tiene derecho a alguna prestación económica por tener reconocida una discapacidad?

    Existen algunas prestaciones económicas públicas vinculadas a la discapacidad.

    Ejemplos:

    • Pensión de Invalidez no Contributiva: lo pueden solicitar persona a partir de 18 años y con un 65% de discapacidad cómo mínimo.
    • Prestación familiar por hijo a cargo (Seguridad Social): la pueden solicitar los padres o tutores de personas con discapacidad. A partir de los 18 años, se podrá solicitar sólo si la persona tiene reconocida una discapacidad superior al 65%. Esta prestación es compatible con la Pensión de Orfandad.
    • Incapacidad laboral: la pueden solicitar aquellas personas que estando trabajando sufren una enfermedad o accidente que limita sus actividades de la vida diaria y le incapacitan para seguir trabajando en su profesión habitual, de forma parcial o total. Una persona a la que se le reconoce una incapacidad laboral tiene reconocida, automáticamente, una discapacidad del 33%.
  4. ¿Cuál es el número total de trabajadores/as de PRODE y cuántos/as de ellos/as tienen discapacidad?

    En marzo de 2015 el número total de trabajadores/as de la Entidad asciende a 305, de los que 183 tienen reconocida una discapacidad.

  5. ¿Es lo mismo discapacidad que incapacidad legal?

    No, no es lo mismo.

    La discapacidad reconoce limitaciones físicas, psíquicas, orgánicas y/o sensoriales.

    La incapacitación legal es el proceso que, mediante una sentencia judicial, reconoce que la persona no tiene la capacidad para autogobernarse. Se plantea cuando a una persona le falta capacidad para ocuparse de sí misma y/o ocuparse de sus bienes. La sentencia determina la extensión y los límites de la incapacidad y un juez designa a la persona o institución que ha de ejercer la representación legal (principalmente, tutela, curatela y guarda de hecho) de la persona incapacitada. Es una medida de protección ante posibles situaciones de desamparo o indefensión de la persona. No tiene por qué ser definitiva. Si las causas que motivaron el procedimiento varían, la incapacidad podrá revisarse, incluso a petición de la misma persona incapacitada.