DSC_0030_R

Estamos con Pedro Francisco Cabrera Cabello, joven de 19 años, natural de Montoro (Córdoba), y, desde mayo de 2015, reside en las Viviendas Tuteladas de PRODE. Ha iniciado un ciclo de grado medio en el IES Jerez y Caballero de Hinojosa y su experiencia puede resultar interesante para muchas personas que pueden estar dudando sobre qué camino tomar para enfocar su vida.

Antes de nada, cuéntanos cómo ha sido tu adaptación a Pozoblanco y si te sientes ya como en tu propia casa.

Venía de un centro de menores y me he adaptado bien. Aquí en PRODE, cada usuario tenemos un plan personal de apoyos y eso ayuda a la adaptación, donde nos proponemos los objetivos que queremos conseguir en la vida y me he propuesto sacarme el carnet de conducir, estudiar, asistir a catequesis. El director Antonio y los monitores son buenos conmigo y me apoyan en que opte por una vida completamente normalizada y por ahí estoy contento, la verdad es que se me escucha y se tienen en cuenta mis opiniones por lo que me siento acogido en el centro.

Háblanos un poquito de ti, ¿a qué te dedicas en estos momentos?

En estos momentos estoy estudiando un ciclo de grado medio de informática, porque tengo capacidad y además me gusta aprender, porque el saber no ocupa lugar y mis aspiraciones en la vida es seguir estudiando y, en un futuro, vivir de forma independiente y trabajar como hacen muchos ciudadanos. Poseo ya un ciclo de grado medio de electrónica, que lo estudié anteriormente y también realicé el examen teórico del carnet de conducir y lo aprobé, aunque las prácticas me están costando un poco. Me gusta ser lo más autónomo posible y eso me da satisfacción.

¿Cuál está siendo tu experiencia en el instituto?

Esta etapa en el instituto está siendo buena, hago todos los deberes, estudio, atiendo en clase y si tengo dudas de la explicación o alguna idea sobre el tema pues lo pregunto y estoy sacando buenas notas, fruto del esfuerzo y el trabajo constante. Para mí eso es muy importante. Los profesores son agradables y estoy contento y los compañeros son buenos, lo que pasa, es que son distintos a mí, en general, porque son algo más pequeños y no se toman los estudios muy en serio. A mí me gusta tomarme las cosas en serio porque ese es el camino correcto que estoy tomando y del que nunca me voy a arrepentir con los años. A mis compañeros y compañeras de clase les gusta bastante las discotecas, los botellones… cosa que no va conmigo.

Además de la formación, ¿qué otras oportunidades estás teniendo con tu asistencia al instituto?

Otras oportunidades que estoy teniendo con la asistencia al instituto es conocer gente nueva, eso es muy bueno. El conversar con otras personas enriquece mentalmente y culturalmente y así es una forma de hacer amigos y, la verdad, es que estoy contento. Me voy todas las mañanas al instituto con un compañero de Pozoblanco que está en mi clase y los compañeros me tratan bien y yo los trato bien; ¡la educación y el respeto es primordial!

Imagino que todo no será estudiar; en relación a tu tiempo libre, ¿en qué lo inviertes?

Mi tiempo libre lo invierto en utilizar el ordenador, arreglar algún aparato electrónico (que es mi pasión), escuchar música, asistir a misa los domingos, asistir a catequesis, dar un paseo y salir en las actividades que se organizan de ocio.

Como joven que eres imagino que tendrás tus aspiraciones y sueños de cara el futuro, ¿nos podrías confesar algunos de ellos?

Mis aspiraciones y sueños de cara al futuro es independizarme, trabajar y hacer una vida totalmente independiente y si es posible formar una familia, pero cualquier muchacha del montón no me echo (…sonríe y se ruboriza un poco).

Si tuvieras que explicar en dos renglones qué es la discapacidad, ¿cómo lo harías?

La discapacidad, aunque se tenga, se pueden desarrollar muchas capacidades y talentos, dentro de la capacidad mental, de cada persona.

Para finalizar, qué mensaje te gustaría lanzar a las personas que lean esta entrevista.

Pues que hay que ir rompiendo barreras y progresando, porque muchas veces las barreras las pone la sociedad, no la discapacidad, voy a poner algunos ejemplos concretos que se pueden dar: que la persona con discapacidad tenga una incapacidad judicial y no pueda tomar algunas decisiones sobre aspectos que le afectan directamente a su vida como vivir de forma independiente, autogestionar su dinero de forma independiente, etc., hay personas que no tienen capacidad para realizar estos ejemplos que he puesto de forma autónoma, pero hay muchas personas que sí tienen capacidad y hay que apoyarlas y darles la oportunidad de que vayan rompiendo barreras y digan: ¡yo puedo!. Las cosas se demuestran con hechos reales, las palabras se las lleva el viento.

Muchas gracias Pedro, ha sido muy interesante compartir este momento contigo. Gracias a vosotros por acordaros de mí.

 
 
AYÚDANOS A LLEGAR A MÁS PERSONAS
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsAppShare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


  • *